Su primera chamba: cambiar su Plan de Gobierno y sus propuestas hechas “a la champa”

Una de las críticas recurrentes al candidato Humala en esta campaña electoral por parte del fujimorismo ha sido el haber cambiado su Plan de Gobierno en algunos puntos sensibles por su “Hoja de ruta”. En el debate de equipos técnicos se mencionó de forma permanente y extenuante. Y en el debate presidencial la candidata Fujimori lo mencionó poniendo énfasis en que ella tiene un único Plan de Gobierno. Y luego promocionó su programa “Mi primera chamba”. Lo que no dijo y no saben quienes no han revisado su famélico Plan (que Rosa María Palacios ha calificado de ridículo), es que en ninguna parte del mismo aparece esbozado siquiera ese programa social que han anunciado, curiosamente, recién a partir de su paso a segunda vuelta, con un claro intento por apropiarse del entusiasmo del electorado de los dos candidatos con mayor voto juvenil (Humala y Toledo), e incluso del tercero (Kuczynski). Tanto así, que mientras que en el Plan hablaban de entregar becas universitarias (sin primera chamba y, dicho sea de paso, otra propuesta no programática y meramente asistencialista), en la segunda vuelta han dejado eso de lado porque no les dio el resultado que esperaban en votos de los jóvenes.

Por si fuese poco, la propuesta misma es un dechado de defectos. Además de limitarse a 200 mil empleos (por ser una propuesta inmediata y no un programa sostenible), se trataría de empleos precarios dada la estipulación del Plan de Gobierno según la cual sus políticas laborales deben darse en condiciones más flexibles para el empleador; es decir, reduciendo las protecciones que le pueden garantizar a los empleados la obtención o el reclamo por sus derechos, y no se basa en ningún estudio sobre las necesidades laborales, además de lo ya señalado sobre el cambio estratégico de las becas universitarias por becas técnicas. Algo que refuerza esta inmediatez de la propuesta es que se ha dicho que se destinaría un presupuesto de 100 millones de dólares por los cinco años de gobierno; una cifra a todas luces insuficiente porque eso significaría que cada joven por todo su tiempo de estudios gastaría un máximo de 1350 nuevos soles. La misma Keiko Fujimori ha desmentido (sin querer) la seriedad de esas cifras al decir que la instrucción sería en SENATI y otros institutos de prestigio (TECSUP, me imagino). Bueno pues, en SENATI la pensión más baja y sólo para algunos programas es de 180 nuevos soles, con lo que se tiene que al año el costo sería de al menos 1800 nuevos soles. Ahí tan sólo ya se superó la cifra y no se podría cubrir, como sostiene el vocero Chlimper, que el Estado entregue al centro de capacitación el costo íntegro de la misma. Y esto sin contar los programas que son más costosos (S/. 550 de pensión) y sin contar con la promesa de cubrir también los gastos de transporte y manutención. Sebo de culebra (de un pésimo matemático para ser ingeniero y empresario).

Por otro lado, en ningún momento hablan del mercado laboral. ¿Por qué? Porque no tienen la más mínima idea de cómo insertarán a esos jóvenes en el mismo. Las declaraciones de la candidata Fujimori parecen suponer que eso se produce por absorción natural y espontánea, y no por oferta y demanda. Y para empeorar más las cosas, no garantizan ninguna estabilidad, sino que promueven la informalidad al decir que esa “primera chamba” sería sólo de medio año. ¿Y después de eso qué?

Por último, ¿no existe ya un programa en funcionamiento que cumpla con las mismas funciones de lo que sin ofrecer detalles técnicos la candidata Fujimori ha presentado como “Mi primera chamba”? La respuesta es , ya existe desde el 2010 y es el programa PROJOVEN, que está definido como un programa “cuyo objetivo es brindar capacitación gratuita a jóvenes de 16 a 24 años,  de escasos recursos económicos, facilitándoles el acceso al mercado laboral a través de capacitación técnica orientada a la demanda laboral”. Lo que Keiko Fujimori y su equipo quieren vender como sebo de culebra no es pues sino algo ya existente y con los criterios que se requieren para ello.

En suma, pareciera que para el fujimorismo es condenable el cambio que resulta de una concertación pero no el que procede bajo el más estricto cálculo de marketing político. Qué cosas, ¿no? Y, de paso, echan al suelo esa capacidad lógica que nos hace demandarles un poco siquiera de inteligencia y honestidad intelectual. Ojalá la candidata Fujimori hubiese cambiado su Plan de Gobierno para mejorarlo y precisarlo en todos sus ejes, que falta le hace, en lugar de no deslindar con propuestas cuestionables del mismo (como la flexibilización laboral o la rehabilitación de COFOPRI, que fue utilizado por su padre para su re-reelección) y no hacer el populismo asistencialista y sin un mínimo sustento ni adecuación con los programas actuales, tal como lo viene haciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s