La hija de su padre (el poder)

En una entrevista de hace años, Susana Higuchi, madre de la candidata Keiko Fujimori, declaró que lo que le robó Alberto Fujimori fue “en primer lugar, el cariño de mis hijos, por muchos años” (min. 1:20). No se trataba, sin embargo, del robo de una cosa inanimada, sino del cariño de una persona con voluntad y carácter propios, no a los 15 sino a los 25 años de su edad, cuando se supone que uno es perfectamente independiente. La siguiente fotografía habla casi por sí sola. Corresponde al sepelio del abuelo materno de Keiko Fujimori, el padre de Susana Higuchi. Tanto Keiko como su padre asistieron juntos y, como informó la prensa, en ningún momento la hija habló ni se acercó a su madre; con lo que ponía en claro que, más importante que su vínculo filial —que incluso la hubiese excusado completamente ante el padre—, era su cargo de Primera Dama y su vínculo con el poder. Esto ocurrió en el año 2000, a sólo 52 días de las elecciones por la inconstitucional re-reelección de papá Alberto. Por cosas como esta decía Platón que debe elegirse a quienes no desean el poder; lo que, en nuestro caso, sería a quien menos angurria y necesidad tiene de él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s