Jaime de Althaus, entre la indecencia y la idiotez

La prensa peruana, en su amplia mayoría, ha caído ya en el lodazal mezquino al que la condujo el fujimorismo hace más de una década. Lo que sorprende es la facilidad con que, más allá de algunas denunciadas presiones, se han lanzado a la charca ellos mismos. Mario Vargas Llosa ha señalado con razón que la prensa se está convirtiendo, como en los oprobiosos años de la dictadura, en “órganos de propaganda encargados de justificar todas las tropelías y tráficos del poder y de cubrir de injurias y calumnias a sus críticos”. Y en esas circunstancias la libertad de los ciudadanos peligra porque lo que cunde es la desinformación, el engaño. Por ejemplo, la prensa ha rebotado sin contrastar una nota del diario Correo según la cual Enrique Zileri, presidente del directorio de la revista Caretas, habría dicho que el apoyo de Vargas Llosa al candidato Humala se debe a que “respira por la herida” de haber perdido las elecciones contra Alberto Fujimori en 1990. Como se sabe, esa ha sido la respuesta de los fujimoristas a Vargas Llosa; razón más que suficiente para poner en duda esa versión y buscar a Zileri para que lo confirme. Más todavía si la revista Caretas ha marcado distancia con la opción de Keiko Fujimori colocando en una de sus portadas un elocuente “Hasta aquí nomás”. Bueno, Zileri ha sido consultado y ha negado que él haya sostenido eso, sino que afirmó que esa es la respuesta que el fujimorismo va a esgrimir siempre contra cualquier crítica del escritor.

No obstante, un ejemplo más lamentable es el del periodista Jaime de Althaus, quien, tratando de inculpar al candidato Humala por los incidentes del pasado viernes 6 de mayo, presentó en su programa una serie de fotos de los partidarios que, según él, participaron en la manifestación en su contra. Pero, ¿qué fotos presentó? Las siguientes:

Jóvenes de Gana Perú en el Parque de las Aguas el 18-02-2011

Jóvenes de Gana Perú en el Parque de las Aguas el 18-02-2011

Jóvenes de Gana Perú en Tacna el 19-04-2011

Según Althaus, son fotos “tomadas por ellos mismos, poco antes de salir” a la manifestación del 6 de mayo y que su equipo las sacó de la página de la misma en Facebook. La verdad es la siguiente:

1) Todas las fotos fueron tomadas de Facebook, pero no de donde indica. Las dos primeras son de la página “Jóvenes con Ollanta Humala Presidente 2011“. Primera mentira de Althaus.

2) Esas dos fotos fueron agregadas al Facebook hace casi tres meses, porque corresponden a un paseo que los allí fotografiados hicieron al Parque de las Aguas (antes Parque de la Reserva), en el centro de Lima, el 18 de febrero de 2011. ¿Les tomó casi tres meses llegar de ahí a la manifestación en contra de Althaus? ¿Eso es “poco antes de salir”? Otra mentira y, dicho sea de paso, una difamación pasible de denuncia.

3) La tercera fotografía es la cereza del postre. Se trata de miembros del Comando Estudiantil Nacionalista de Tacna, que fue tomada de su página de Facebook. ¿Tendrán estos jóvenes el don de la ubicuidad? No, pues el entorno de la foto es la Plaza Zela en Tacna, como las otras fotos del mismo álbum lo corroboran con los mismos jóvenes. Y lo increíble es que Althaus y su equipo son tan torpes que, además de escoger una muy mala foto (porque el cartel mismo sugiere la falsa información), ni siquiera se tomaron el trabajo de borrar la fecha que sale en la parte inferior derecha, al igual que en las otras fotos de ese álbum y que fue la fecha en la que el candidato Humala dio su mitin en ese lugar: 19 de abril de 2011. Se trata pues de un evidente engaño por parte de este periodista que luego se asombra de que se le critique por su falta de seriedad profesional.

De todo ello queda claro que: 1) Jaime de Althaus quiere hacernos pasar a los televidentes por idiotas, y 2) su desesperación es tal que ni siquiera engaña bien, con lo cual demuestra que el idiota es él. Y ojo que esto no es un insulto, sino una constatación bastante clara y objetiva a la luz de sus propias pruebas.

Por último, personas allegadas a mí que participaron de dicha marcha, que son sumamente críticos con el candidato Humala, me han asegurado que en toda ella no hubo ningún otro móvil que la crítica del vergonzoso rol de los medios, y que es completamente falso que, como sostiene Althaus, la mayoría de participantes en la manifestación fueran partidarios de Humala o estuvieran expresando en ella su favoritismo por ese candidato. En realidad, sólo se ha identificado a un joven y a su padre como partidarios de Gana Perú. Entretanto, Althaus y otros periodistas han querido descalificar la manifestación misma por considerar que ésta es de por sí intolerante y que ellos sólo han expresado opiniones que no gustan a algunos. Las dos afirmaciones son falsas. Si un ciudadano no puede expresarse en contra de la prensa, entonces ésta nos ha conducido ya a una dictadura. Y por otro lado, hay allí una relativización en términos estéticos que es ilegítima, pues, como se ha visto en esta nota, no se trata de una opinión entre otras, sino de engaños y desinformaciones que desdicen el profesionalismo que se quiere para la prensa, al punto de rayar con la franca idiotez. Los que los critican no son, como dice el periodista Jaime Chincha, unos “intolerantes que exigen que se piense como ellos”, sino ciudadanos que representan la necesaria reserva moral del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s