VladiKeiko en Satipo y la credulidad periodística

Va cobrando fuerza la versión según la cual el ataque que habría recibido la candidata Keiko Fujimori en Satipo, con UN huevo y no con piedras, no sería más que una estrategia de autovictimización y descalificación del contendiente.

Según lo que ha narrado la periodista Ana Alva, reportera de Radio Amazónica:

Es una exageración inmensa, fue algo simple. Cerca de la explanada del coliseo Shirampari donde dio su mitin, allí fue cuando este joven agarro un huevo y lo tiro al vehiculo de la candidata, pero todo quedó ahí. Mas bien la policía detuvo a este joven porque al parecer los simpatizantes se iban a ir contra él.

Todos los testimonios hablan de un huevo y no de piedras. ¿De dónde sacaron El Comercio y otros medios que había sido atacada con piedras? La respuesta es sencilla: del tweet que la misma Keiko Fujimori escribió (demasiado rápido para ocultar que quería sacarle provecho al asunto), en el que decía: “¡Comandante Humala sus piedras no me van a callar! ¡Esa no es la forma de confrontar ideas!”. Nótese que la candidata sólo habla de piedras. Lo que el tweet no nos muestra es cómo le creció la nariz. Lo que sorprende, además, es la credulidad de los medios para aceptar una fuente interesada como suficientemente válida. Eso, aquí y en cualquier parte, es un pésimo periodismo, por no hablar de un periodismo interesadamente engañoso. Incluso la nota del noticiario de América Televisión repite lo de piedras y huevos a pesar de que en su vídeo sólo muestran el rastro de un huevo sobre la calzada. Y de lo que no dicen nada, curiosamente, es de las agresiones a los periodistas que estaban cubriendo lo ocurrido, como se ve en el mismo vídeo respecto al reportero Jose Luis Lizárraga, de Radio Super Éxito. Éste relató que lo agredieron fujimoristas cuando quiso tomar fotografías:

Nos golpearon para evitar que fotografiemos cuando golpeaban al hombre que supuestamente lanzó los huevos al carro de Keiko.

Según dijo, en el forcejeo la memoria de su cámara se desprendió y se perdió. Él ha quedado con un ojo lastimado y el rostro hinchado. Además ha indicado que en “la cámara tenía las fotos de los funcionarios del municipio provincial de Satipo preparando el mitin en horas de trabajo, creo que por eso también me atacaron”. Esto constituye un delito y una falta ética (tanto para el alcalde de filiación fujimorista como para la candidata Keiko Fujimori), que no ha sido difundida por ningún medio nacional. El otro hombre de prensa agredido por los fujimoristas es José Mandujano, de Radio Estudio 99, que corrió mejor suerte al ser defendido por la gente que lo rodeaba.

Quien lanzó el huevo y fue detenido por la policía es Freddy Peña, de 41 años y DNI N° 44910244, que según fuentes policiales trabajaría para la municipalidad de Satipo. Eso ha dado pie a sospechar un plan premeditado, dada la absoluta intrascendencia de la “agresión” contra la candidata y la experiencia de este tipo de prácticas durante el régimen fujimorista (cuyo caso más paradigmático fue el incendio del Banco de la Nación durante la “marcha de los cuatro suyos”). En estos casos, la experiencia es una consejera razonable, y más cuando el alcalde parece estar involucrado en la preparación del mitin y la candidata mintió deliberadamente para obtener provecho mediático.

Caricatura de Javier Prado en El Otorongo.

Es también interesante la facilidad con que la mayoría de la prensa asumió que el hostigamiento contra Jaime de Althaus había sido organizado por el partido del candidato Humala, dado que quien convocó a la marcha estaba inscrito en el mismo (y a pesar de que por las redes sociales rápidamente se confirmó que se trataba de un grupo independiente), mientras que en este caso se han mostrado mucho más escépticos sobre la participación de la candidata Fujimori, a pesar de que se haya arrestado a un empleado del alcalde fujimorista y de que, en su falsa información, se habría tratado de una agresión con piedras. Esto evidencia cómo se suele responder con mala fe frente al adversario —y es evidente que Ollanta Humala lo es para la mayoría de la prensa— y más bien con buena fe frente al aliado. Eso refleja una construcción de la identidad que es lamentablemente contradistintiva; es decir, que para afirmarse uno mismo debe desconocer en el otro la posibilidad de estar en lo cierto y, eventualmente, desaparecerlo. Que así funcione la prensa que se llama a sí misma neutral es un penoso espectáculo que no conduce a una ciudadanía más crítica y más pacífica y solidaria. (Mónica Delta, por ejemplo, diciendo irresponsablemente —una vez más— que cerca al lugar hay un local de Gana Perú, como para responsabilizar a Humala.) Pero eso es precisamente lo que le interesa a la tradicional política fujimorista mantener, ya que, metidos todos en el mismo lodazal, nadie les podría censurar. Y, en este caso, se ha distraído la atención bastante bien del reprobable uso de dinero público a favor de una campaña, que es una falta electoral y malversación de fondos.

Por último, mientras que El Comercio, cuya co-editora en jefe es partidaria y ex-candidata del fujimorismo, ha seguido difundiendo la falsa información del ataque con piedras y le ha seguido el juego a las declaraciones de Keiko Fujimori en las que responsabiliza a su contendor sin ellos corroborarlo, la candidata ha afirmado que su competidor debe poner orden y tranquilidad en sus filas. Sin embargo, sus mismos partidarios agreden a los periodistas. ¿No cabría para ella entonces lo que sus voceros dijeron de su opositor? A saber, y con un claro autoritarismo de fondo, que cómo podría gobernar un país quien no tiene mando sobre su propia gente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s