La “grave” denuncia de PPK (o lo grave de la denuncia de PPK)

El Nuevo Herald de Miami ha publicado la noticia de una entrevista que le ha dado a Antonio Delgado el ex-candidato presidencial Pedro Pablo Kuczynski. La noticia entera está dedicada a la denuncia que el aún ciudadano norteamericano hace sobre la presunta financiación que estaría haciendo el presidente venezolano Hugo Chávez a la campaña del candidato Humala, tal como lo habría hecho en el año 2006. La noticia es llamativa porque parece darle un sustento real a una vieja letanía algo ya deslucida e ineficaz ante el electorado, pero ¿existe realmente dicho sustento? Veamos las declaraciones de Kuczynski.

Dice que “ciertamente, en la elección del 2006, el financiamiento (de la campaña de Humala) vino de Venezuela”. Él tiene la certeza. ¿En qué la basa? En que, según él, cuando fue Primer Ministro de Toledo, “teníamos el tema bastante bien cubierto”. ¿Qué significa “bien cubierto”? Sólo Dios y él lo saben. Y si estaba tan “bien cubierto”, entonces ¿por qué no lo denunciaron, sabiendo del peligro que representaba Humala, ya en segunda vuelta y con posibilidades de ganar la elección? ¿Será por que no pasaban de ser meras suposiciones? Cualquiera sabe que incluso la inteligencia policial registra sus investigaciones para que estas sean creíbles y eventualmente constituyan pruebas jurídicamente atendibles. Nada de eso ha sido presentado en este caso. Convenientemente, Kuczynski dice que no puede ofrecer ninguna prueba porque ya no tiene relación alguna con Inteligencia.

Luego afirma también que este dinero habría entrado en valijas diplomáticas de la Embajada de Venezuela en el Perú, que luego habrían sido secretamente entregadas a Humala y que “no hay nada para pensar que en esta vuelta es distinto”. ¿Prueba al menos que Humala era un asiduo visitante de la Embajada en cuestión o que tenía reuniones con algún funcionario de ella en otro lugar? No. ¿Por qué podría eso ocurrir también ahora? Porque su imaginación así se lo sugiere. No ofrece pruebas ni argumentos sólidos. Después señala que “la campaña de publicidad (de Humala en la primera vuelta de esta elección) fue enorme”, que “la impresión en el mercado es que Toledo gastó entre $15 y $20 millones y Ollanta probablemente gastó mucho más que eso”, y agrega que él gastó en su campaña sólo $2 millones de dólares. A decir verdad, la “impresión en el mercado” es que su campaña no pudo ser menor a los $10 millones. Y sin embargo esta percepción y cálculo de costos aproximados según el mercado no ofrece tampoco certezas. Finalmente, Kuczynski señala que en esta elección “nos encontramos ante una gran disyuntiva, entre seguir como estamos, para continuar con políticas que aseguran bienestar económico, o tomar un giro hacia el nacionalismo y hacia la izquierda”. La ceguera de Kuczynski, típica del gran empresario, y su mal olfato político, le impiden darse cuenta que a un gran porcentaje de peruanos no les gusta cómo están y no tienen ningún bienestar económico que quieran asegurar. Eso es tan evidente, que el ex-candidato Toledo tuvo que admitirlo en su declaración post-electoral y que la candidata Fujimori está incorporando a sus propuestas precisamente estas medidas que Kuczynski identifica con “el nacionalismo y la izquierda”. Quizá él sea en el fondo más ideológico que el propio Humala.

No hay, pues, la “gravedad” con que la denuncia ha sido presentada. Ahora bien, lo verdaderamente grave es que Kuczynski nos quiera hacer tomar por objetivamente cierta una información de la cual no ofrece prueba alguna y según la cual sólo nos queda claro que él no sabe distinguir entre lo meramente posible o imaginable y lo verdaderamente probable, o incluso lo más probable. O él mismo no lo distingue (ignorancia supina) o sí lo hace pero no  está interesado en que otros lo hagan (mala fe). Por otro lado, no es en absoluto inocente que haya dado estas declaraciones al Nuevo Herald, diario al que acceden buena parte de los peruanos residentes en los Estados Unidos y particularmente en Florida. La candidata Fujimori, por su parte, no ha dejado pasar la oportunidad para exigir una investigación, pero ella no ha aclarado cómo ha financiado su también millonaria campaña. Ha dicho que a base de  polladas, pero eso es tan poco serio que hasta la “reina de las polladas”, la popular Lucila Campos, lo ha puesto en duda.

Lo que el ex-Primer Ministro parece desconocer (cuando dice que está muy bien informado) es el lamentable estado en que el Servicio de Inteligencia quedó luego de la caída del régimen fujimorista, en el cual las prácticas más recurrentes y eficientes eran las intervenciones a las líneas telefónicas y correos electrónicos (el “chuponeo”). Basta echar una mirada algo perspicaz a la lucha reciente contra el narcotráfico para darse cuenta de ello. Además, si algo nos han revelado los Wikileaks, además de ciertas reuniones y prácticas no santas de la diplomacia, es que la inteligencia que se presumía la mejor del mundo en buena cuenta se basa sólo en chismes. En todo caso, Kuczynski ha insistido en otros medios que “es muy probable que en esas maletas (la diplomática venezolana) llevase dinero”. Hay que aclararle al ciudadano Kuczynski que, si bien no se requiere de la evidencia que vuelva a la afirmación cierta, lo “muy probable” igualmente necesita de algún tipo de sustento que no sea la nada o la mera imaginación. Si no, uno podría decir también que es “muy probable” que en esas maletas llevase botellas de ron venezolano (que, dicho sea de paso, es muy bueno), o muchas estampitas de san Hugo, o las piezas para armar un tanque bolivariano. En el mundo de lo imaginable, lo “muy probable” de Kuczynski es meramente posible. Como posible sería también imaginar un mundo sin Kuczynski. ¡Qué bonito es imaginar lo que uno quisiera que fuese real!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s