Una precisión sobre la última encuesta de Ipsos Apoyo (24/04)

El pasado domingo 24 fue hecha pública en la prensa escrita, radial y televisiva una encuesta de la empresa Ipsos Apoyo. También circuló por las redes una presunta encuesta de la Universidad Católica (PUCP), que le daba una exagerada ventaja a la candidata Fujimori, pero esta información fue rápidamente desmentida por el director de su Instituto de Opinión Pública, Fernando Tuesta. La encuesta de Ipsos Apoyo es la única que ha sido hecha hasta ahora luego de los resultados de la primera vuelta. Los resultados de esta encuesta pueden ser consultados en detalle aquí, junto a una encuesta urbana sobre la aprobación de la gestión presidencial.

Hay un detalle (un “error”) sobre el que se debe llamar la atención, no sobre la encuesta misma sino sobre el modo como su principal resultado está siendo divulgado por Alfredo Torres, director de la encuestadora. Éste, tanto en el análisis con que presenta la encuesta como en las entrevistas que viene dando.en los diversos medios, afirma que “Humala conserva el liderazgo que alcanzó en esa elección, aunque la brecha que lo separa de Keiko Fujimori es ahora de seis puntos porcentuales (42 a 36%)”. Se refiere a la diferencia que habría entre el resultado de la primera vuelta y el de su encuesta, sin embargo hay allí un error demasiado infantil como para pasar por inocente en un politólogo con la larga trayectoria que tiene Torres en estas mediciones. El error consiste simplemente en que no es posible comparar ambos porcentajes dado que el resultado de las elecciones (en el que la diferencia es de 8%) se obtiene sólo sobre los votos válidos, sin incluir los votos en blancos o nulos, tal como sí se incluyen en los resultados que presenta Torres. La misma encuesta brinda la información (aunque no la destaca) sólo con los votos válidos, en la cual el candidato Humala obtiene el 53,83% mientras que la candidata Fujimori llega al 46,17%; es decir, la diferencia entre ambos candidatos se mantendría en torno al 8% (con un margen de error a tener en cuenta) del resultado de la primera vuelta electoral.

Como se ha dicho, la distinción entre el universo de votantes y los votos válidos es algo demasiado común como para que el encargado de la encuesta lo pase por alto. Si no se trata de una burda negligencia, lo que estaría atrás sería el interés de hacer que esta primera encuesta apunte ya a una “tendencia” en la cual las distancias se acorten. Es bien sabido que las encuestas expresamente establecen líneas temporales con sus resultados previos, y ello mismo ha sido indicado por Torres al presentar esta encuesta. Es cierto que probablemente los resultados de la segunda vuelta sean bastante ajustados, pero la información de actualidad debe ser presentada claramente, máxime si se trata de una medición científica y si esta encuestadora se jacta de su precisión y profesionalismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s