Jorge Trelles, ¿el vocero limpio del “neofujimorismo”?

El ex-congresista Jorge Trelles Montero, actual vocero de la candidata Keiko Fujimori, viene sosteniendo a través de diversos medios de la prensa escrita y radial que “es ridículo comparar a Keiko con su padre”. ¿Por qué lo sería? El único argumento que los fujimoristas sostienen al respecto es la diferencia óntica: se trata de personas distintas. Lo que callan, sin embargo, es lo que subyace a esa diferencia (lo ontológico); es decir, cuán vinculadas estuvieron y siguen estando estas dos personas, tanto política como afectivamente (esto último lo han resaltado algunos destacados psicólogos). Del mismo modo, niegan de plano las evidencias que indican que Alberto Fujimori está dirigiendo la campaña de su hija desde la prisión, y tampoco quieren explicar por qué, si son tan distintos, la hija tiene en su entorno político sólo a antiguos colaboradores de su padre. Precisamente, Jorge Trelles es uno de ellos.

Hoy el ex-procurador anticorrupción Ronald Gamarra ha recordado (vía Twitter) algunas de las visitas que Trelles Montero hizo a Vladimiro Montesinos en las oficinas del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), así como algunas otras menciones o apariciones que quedaron registradas en los conocidos “vladivídeos” como algunos de los momentos  más repugnantes de la nefasta corrupción y alteración del Estado de derecho durante la dictadura fujimorista. Así, por ejemplo, el político que ahora se muestra respetuoso de la libertad de prensa le decía a Fujimori en octubre de 1998:

“Hay que sanear, o sea, no podemos dejarle la televisión al enemigo.” (Vídeo 1230)

Recuérdese que en ese momento las denuncias contra Fujimori y Montesinos en la prensa eran menos ocultables que nunca, por lo que había que “sanear” sobre todo al medio más masivo: la televisión, donde un par de años después absolutamente todos los medios, salvo un solitario Canal N en la señal de cable, estaban debidamente alineados. El periodista César Hildebrandt, por su parte, puede recordarle a quien guste (y está registrado en su respectivo vídeo) cómo Genaro Delgado Parker le vendió a Montesinos la supresión de su programa y cómo también se elaboró en el SIN un plan para matarlo. Jorge Trelles no es, pues, una carta blanca en el fujimorismo que pretende tener nuevamente el poder, sino uno de los más comprometidos hombres de confianza, tanto de Alberto Fujimori como de Vladimiro Montesinos. En el mismo vídeo, Fujimori, dirigiéndose al presidente Mahuad del Ecuador, se refiere a Trelles en estos términos:

“El portador de la presente, Jorge Trelles, es una persona de mi absoluta confianza.” (Vídeo 1230)

Y en sus declaraciones hechas en el 2002 a la Comisión del Congreso que presidía el congresista Alvarado, Montesinos declaró, como consta en el acta respectiva (abril 25, 2002), que Jorge Trelles y Alberto Bustamante redactaron en el SIN la resolución para que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) declarara infundada la tacha contra la inconstitucional re-reelección de Fujimori. El 30 de diciembre de 1999, según relató Montesinos, se reunió con los miembros del JNE “para ver cómo se iba a sacar la resolución sobre el tema de las tachas” a la inscripción de la alianza “Perú 2000”. En otro ambiente del mismo SIN se encontraban Trelles y Bustamante preparando el borrador que él entregó al JNE “para que ésa sea la resolución que expidieron declarando infundada la tacha”. Gamarra nos recuerda además un dato importante: uno de los miembros del JNE que se reunió en esa ocasión con Montesinos fue Ramiro de Valdivia Cano, que ahora ejerce como vocal supremo repuesto con una polémica resolución del Tribunal Constitucional a la que se opuso el Consejo Nacional de la Magistratura. En su momento, Valdivia Cano señaló que “desde la primera vez que me preguntaron, acepté que me reuní con él, pero se trataba de reuniones protocolares intrascendentes” (La República, 22-08-2008). A todas luces, la reunión de diciembre de 1999 a la que alude Montesinos, no era netamente “protocolar” ni “intrascendente”, pues permitió la inscripción de la ilegal candidatura de Alberto Fujimori. Por si fuese poco, en la misma entrevista, Valdivia Cano señala que le parece bueno que se procese a Fujimori en busca de la verdad, pero que, según cree, se está politizando el caso (la excusa bajo la cual el fujimorismo no acepta hasta ahora la sentencia considerada por el mismo abogado de Fujimori como jurídicamente “impecable”).

Otros “vladivídeos” terminan por pintar de cuerpo entero a Trelles Montero. Se trata de las grabaciones 806 y 807 que muestran una reunión de Montesinos con congresistas de Cambio 90-Nueva Mayoría en abril de 1998. El objetivo expreso de la reunión era establecer nuevas formas de control del Ministerio Público y del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Allí, luego de que el congresista Mellado Céspedes observara que el SIN “es un buen sitio para poder conversar en confianza”, Montesinos aclaró el estado de la situación:

“Tenemos mayoría en la Corte Suprema y en la Comisión Ejecutiva del Ministerio Público.” (Vídeo 806)

Luego de lo cual Montesinos explicaba a la bancada de Fujimori su estrategia: con los seis fiscales supremos tendrían garantizados los nombramientos al CNM y al JNE. Para ello, seguía Montesinos:

“tenemos que garantizar que el hombre que vaya del Ministerio Público (al CNM) sea una persona de nuestra confianza.” (Vídeo 806)

En ese contexto, Trelles intervino para recordar que eso debía “arreglarse” con los congresistas “tránsfugas”, es decir, los negociables “otorongos”:

“Vladimiro, mira, este es un asunto de otorongos.” (Vídeo 806)

¿No había oposición en el Congreso? Desde luego que sí, pero como señalaba Carmen Lozada en dicha reunión:

“Claro que van a gritar, zapatear, pero igualito… no importa.” (Vídeo 806)

Esa era la bancada de Alberto Fujimori violando flagrantemente el Estado de derecho. Esa es la misma bancada y entorno de Keiko Fujimori. Hace unos días, Martha Chávez afirmó que durante el gobierno de Fujimori nunca se manejó políticamente el Poder Judicial. Ya sabemos que esta congresista era la encargada de las negaciones: los torturados se habían auto-torturado, los secuestrados se habían auto-secuestrado y los asesinados se habían matado entre ellos mismos… Con lo que no cuentan Chávez, Trelles y el resto de fujimoristas es con aquello que no debemos los peruanos dejar de lado: las pruebas y la memoria. Con ello no permitiremos que la delincuencia organizada vuelva a controlar un país que es aún demasiado joven en su desarrollo democrático. Aprovecho para agradecer a Ronald Gamarra por sus continuos y valientes aportes a ese desarrollo.

Caricatura tomada de la revista Ideele.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s